TIEMPOS DEL MUNDO

martes, 30 de septiembre de 2014

LOS IWAS: Los gigantes sanguinarios del Amazonas

Se trata de una leyenda aguaruna - una tribu amazonica - la cual se refiere a unas siniestras criaturas llamadas los iwas, temibles gigantes que viven en las zonas más profundas de la selva. Dicen que quien se encuentra cara a cara con uno de ellos no vive para contarlo, ya que estos monstruos son devoradores de hombres. Al respecto existe la historia de Nanta, un joven  nativo  que decidió enfrentarlse a semejantes bestias para demostrar su valentia ante su pueblo, quienes se burlaban continuamente de el luego de regresar de una partida de caza con las manos vacias : “Eres un inútil” decían “No sirves para nada ,ni siquiera para cazar a un motelo (tortuga)”, lo cual obviamente enfurecio al novel cazador, quien decidió no cenar de pura rabia. A la mañana siguiente  se levanto muy temprano  volvió a tomar su cerbatana, su arco y sus flechas , se despidió de sus padres y sus hermanos  afirmando que volveria a salir de caza y , para demostrarles a todos que estaban equivocados respecto a su persona, prometía traer muchas piezas: “harta caza voy a traer”  agrego y se interno en la selva, Sin embargo, en esta ocasión decidio ir por una ruta diferente  al habitual y que nadie frecuentaba, por temor a encontrarse con los Iwas. Nanata nunca los había visto, pero si había oido hablar acerca de ellos tanto a sus padres  como a los ancianos de la tribu, quienes contaban horrores de aquellos demonios, pero por alguna extraña  razon con el pasar de los años se habían vuelto cada vez mas escasos, pero  aun así fueron igualmente temibles. Eran unos seres gigantes  que tenían la “particularidad” de cazar humanos con sus redes y sus lanzas y se los comían, A pesar de su  gran estatura, podían perfectamente esconderse en la selva debido a los gigantescos árboles que los cobijaban. Por ese motivo toda la gente le temia y evitaban en lo  posible avnturarse por aquellas zonas prohibidas. Cuando Nanta volvio de sus pensamientos, se encontyro de improviso cara a cara con uno de aquellos monstruos que lo miraba fijamente: “¿Así que cazando en mis tierras, no?” dijo el Iwa  pasándose la lengua por los labios. Presa del pánico, Nanta no atino a nada y se quedo helado ante la presencia de la bestia, soltando las armas quee llevaba consigo.Pero no se desanimó e ideo  rápidamente un  ingenioso plan para salir vivo de las garras del gigante : “no te me acerques – dijo - `porque somos un pueblo que nos gusta la carne de los Iwa” afirmó sin quitarle los ojos de encima al monstruo, quien se asusto y abrio la boca sorprendido, Pero sospecho que le estaba mintiendo y le contesto “¿a si? Entonces vamos a m pueblo a ver si viendo tantos Iwas se te abre el apetito” Y Nanta se vi obligado a acompañarlo para que no se descubriera el engaño. Al llegar al pueblo quedo sorprendido al ver las inmensas casas y a los gigantes que lo habitaban. “Y amiguito? ¿ya te dimos hambre? dijo burlonamte el Iwa y solto la carcajada. Acto seguido llevo a Nanta ante un grupo de Iwas que conversaban y bebian alegremente y les dijo : “miren todos, aquí les traigo a este hombrecito que dice que en su pueblo comen nuestra carne” y todos se echaron a reir.Uno e elos se levanto y dijo al joven aguaruna : “Ya que eres tan fuerte que comes nuestra carne, toma este recipiente y traeme agua del rio que tengo mucha sed” y los Iwas se echaron a reir al verlo  tambaleandose con el recipiente vacio en la cabeza. Al legar al rio Nanta se pregunto como iba a cumplir la orden si apenas podia tenerse en pie. Pero al oir que se acercaba un Iwa a increparle por la demora se le ocurrio una idea y se puso a cavar en la orilla. Al preguntarle el gigante que es lo que hacia, le respondió “en mi pueblo no perdemos tiempo cargando el agua, si tenemos sed desviamos el rio” indico. A oirlo el Iwa se asusto y dijo “no hagas eso,  mejor déjame llevar el agua según nuestra costumbre” Cuando los Iwas se enteraron de ello, se alarmaron y  vieron al aguaruna con temor. Entonces otro de los Iwas redijo, “A ver si eres tan fuerte tráeme un racimo de plátanos. Cuando Nanta vio los platanales noto que eran tan inmensos como los mismos Iwas, por lo que nunca tendría fuerzas para cargar un solo plátano. Entonces se sento y comenzó  a raspar la tierra con un palito penando en la forma de escapar. Al demorar, se acerco el Iwa y le grito “¿Qué haces holgazán?” Y le contesto “ Es que ustedes me piden tan poco, Es por ello que estoy juntando  todas las raices de los platanales para llevárselos juntos  de una vez” “¿Qué cosa?” grito escandalizado el Iwa quiesn se los conto a los demas y se assutaron terriblemente “ Ese pequeño es una amenaza y es mejor dejarle que vuelva a su pueblo y hay que regalarle abundante caza para que no vuelva a molestarnos” acordaron.Es asi como dos robustos Iwas cargaron a Nanta y sus obsequios y lo llevaron a casa. Sin embargo al acercarse a su pueblo,  el aguaruna temió que descubrieran la verdad y les dijo. “ Espérenme aquí un ratito que voy a amarrar  a mis feroces perros para que no los devoren al verlo” indicó y salio corriendo para su casa,, Al llegar desperto a su madre y le dijo  “ cuando me veas llegar, me saludas y gritas: “Hijo  ¿trajiste dos Iwas que prometiste para la cena? mira que tengo hambre” Asi lo hizo la madre al verlo llegar y al oirlo los Iwas salieron espantados del lugar. De esta manera el joven Nanta se enfrento a los terribles Iwas y los venció con inteligencia y astucia.

martes, 23 de septiembre de 2014

¿VIDA ALIENIGENA EN SATELITES DE LOS EXOPLANETAS?: Científicos creen que es posible

Una noticia dada a conocer recientemente indica que las lunas alrededor de los gigantes gaseosos extrasolares podrían potencialmente ser refugios para la vida y estar habitadas por seres alienigenas. En efecto, han pasado casi 20 años desde que el primer exoplaneta fuera descubierto en una órbita alrededor de una estrella similar a nuestro Sol. Desde entonces se han hecho enormes avances que han llevado al descubrimiento de miles de planetas similares que ahora están siendo catalogados. Pero en la incesante búsqueda de vida en el universo, algunos expertos han comenzado a sugerir que nuestra mejor apuesta para encontrarla, podría no ser los propios planetas - en su mayoría gigantes gaseosos como Júpiter -  sino en las lunas rocosas que giran alrededor de ellas. Esta teoría ha sido expuesta por el Dr. David Kipping, del Harvard-Smithsonian Center for Astrophysics, quien afirma estar convencido de que la mejor oportunidad de encontrar vida en esos lugares, pudiera estar no en los planetas recién descubiertos- a menudo en órbitas tan cerca de sus estrellas que sus atmósferas están al rojo vivo  - sino en sus exolunas. En efecto, un satélite con estas condiciones tendría la ventaja añadida de no necesitar un gran tamaño para garantizar una actividad volcánica que mantenga una atmósfera, ya que las fuerzas de marea podrían aumentar la temperatura de su interior como en el caso de Europa, el satélite de Júpiter. Además, una exoluna probablemente presentaría siempre una cara hacia su planeta, lo que no impediría la existencia de un ciclo noche-día. Por el contrario, un planeta gigante que orbite muy cerca de su estrella también mostrará una misma cara hacia su astro, lo que generaría brutales diferencias climáticas, quizás incompatibles con la vida. Los estudios de dinámica planetaria demuestran que una exoluna podría permanecer en una órbita estable alrededor de un gigante gaseoso en la zona habitable durante al menos cinco mil millones de años. Pero si ya detectar un exoplaneta es una tarea formidable, una exoluna lo es aún más. Difícil, pero no imposible. Para esta tarea, deberíamos usar el método del tránsito, ya que el de la velocidad radial escapa a la tecnología actual. De hecho, el telescopio espacial Kepler será capaz de descubrir mediante este método lunas extrasolares de planetas situados en la zona habitable con una masa de hasta 0,2 masas terrestres (en estrellas de tipo M). En total, en el campo de visión de este telescopio hay hasta 25000 estrellas en las que, de existir, podrían detectarse planetas similares a Saturno con una luna de masa terrestre. El futuro telescopio James Webb – que seria lanzado en el 2018 -  aumentará la capacidad para descubrir exolunas. La detección de exolunas, como la de planetas, aumenta al disminuir la masa de la estrella del sistema, por lo que sería más sencillo en el caso de enanas rojas (tipo M). Una luna habitable debería tener atmósfera, lo que impone un límite inferior a la masa del satélite, entre 0,12 y 0,23 veces la masa terrestre, dependiendo de la distancia a su estrella y la composición atmosférica. Una atmósfera habitable tendría que contener un porcentaje importante de determinados gases, especialmente oxígeno, ozono, metano y monóxido de nitrógeno. La presencia de agua y dióxido de carbono, aunque obviamente no implican la presencia de vida, podrían servir como fuente de los gases anteriormente mencionados .Para estudiar el espectro de una exoluna serían necesarios varios tránsitos (del orden de 30), salvo en el caso de estrellas cercanas. El número de tránsitos dependerá de la luminosidad de la estrella, ya que cuanto menor sea ésta, mayor será la cantidad de tránsitos necesarios. En todo caso, es muy posible que el primer mundo habitable que descubra la Humanidad no sea un exoplaneta, sino una exoluna.

martes, 16 de septiembre de 2014

CALLAO: El barco 'fantasma' de la isla San Lorenzo

Existen diversas leyendas urbanas que hablan de barcos fantasmas que regularmente “aparecen” en la oscuridad de la noche en la bahía del Callao, los cuales - dicen quienes afirman haberlos visto - podrían tratarse de naves piratas que asolaban las costas en siglos pasados, como la del holandés Jacques l'Hermite , quien murió en la vecina Isla San Lorenzo en 1624 producto de la disenteria, luego del fracaso en su intento de tomar el Callao. Desde entonces se dice que “vuelve” continuamente en busca de sus posesiones enterradas  - producto del saqueo de Guayaquil - en algún lugar de aquella isla desierta. Si bien muchos en los últimos tiempos han deseado ir a por ellas, resulta imposible hacerlo al estar la isla en una zona restringida bajo control militar. Pero no es de aquel fantasma del cual nos vamos a ocupar en esta oportunidad (ya habrá tiempo para ello), sino de otro mas reciente, si cabe el termino. Era 1942 y Europa estaba envuelta en la II Guerra Mundial. Sin embargo, tras la declaración de guerra de Alemania a los EE.UU., este ordeno a los gobiernos latinoamericanos  - que se habían mantenido neutrales ante el conflicto - que rompieran relaciones diplomáticas con las Potencias del Eje, pongan bajo arresto a sus ciudadanos y confisquen sus bienes y empresas. Como era de esperar, el corrupto y decadente gobierno peruano de aquel entonces, dirigido por Manuel Prado Ugarteche, el mas servil y abyecto lacayo de la política estadounidense en la región que se recuerde, obedeció la orden de su amo y procedió a cumplirlo a la brevedad posible cometiendo una serie de repudiables violaciones y  toda clase de abusos contra las prosperas colonias alemanas, japonesas  e italianas que existían en el Perú, confiscando sus negocios y propiedades que ostentaban como bancos e industrias ¿Sabían por ejemplo que el actual Banco de Crédito, el mas importante del país, originalmente fue el Banco Italiano?. Este pobre diablo no solo “declaro la guerra” al III Reich  - un gesto ridículo por donde se le mire ya que la Wehrmacht los hubiese barrido en un instante -  sino que  también permitió a los Estados Unidos la instalación de una base aérea en Talara, así como la deportación masiva de residentes alemanes, italianos  y japoneses hacia campos de confinamiento en condiciones inhumanas ¿Se puede caer tan bajo en su grado de servilismo a Washington?. No es de extrañar por ello que los tripulantes alemanes de unos buques anclados en el Callao, al ver lo que se venia, decidieron zarpar de inmediato y hundir sus naves en el mar para evitar que cayeran en manos del gobierno peruano, incluyendo uno en la isla San Lorenzo. El hundimiento de la nave se produjo rápidamente que no dio tiempo a los marineros salvarse. A partir de entonces, son muchas las historias que narran haber visto como se encienden en el horizonte las luces de un barco inexistente a altas horas de la madrugada, envuelto en una espesa niebla. Lo terrorífico de estos relatos es que, según los guardacostas, esas luces hacen señales desesperadas de auxilio, como si sus tripulantes ahogados hace muchos años quisieran salir. Y al acercarse al lugar del cual provienen esas luces,  no encuentran absolutamente nada. Asimismo, los radares no logran captar  ninguna señal al momento que aparecen, por lo que oficialmente se ha declarado que dichas “anomalías” son perturbaciones atmosféricas. Vaya uno a saber lo que sean en realidad.

martes, 9 de septiembre de 2014

LA TIERRA ESTA CONDENADA: Se busca un nuevo planeta para la especie humana

La vida en la Tierra tiene fecha de caducidad. El encargado de recordarlo esta semana fue el científico de la Nasa y exastronauta John Grunsfeld. Según afirmó, “si queremos asegurar la futura supervivencia de la humanidad, antes o después tendremos que dejar la Tierra. Es prácticamente seguro que en algún momento nuestro planeta sufrirá el impacto de un asteroide devastador”. Y no sólo las rocas espaciales suponen un problema, también el cambio climático o la superpoblación mundial, añadió. La teoría de este exastronauta no es nueva. El científico Stephen Hawking ya ha advertido de que “entre los 1.000 años que le llevará a la humanidad hacer inhabitable el planeta y los 1.000 millones de años que le tomará al sol convertir en árida a la Tierra, está la posibilidad de que una supernova cercana, un asteroide o un agujero negro nos liquiden a todos”. Pero “si se establecen colonias de humanos en el espacio nuestro futuro como especie estaría seguro”, añade. Como señala Grunsfeld, lo primero de todo es buscar un lugar donde el ser humano pueda ‘mudarse’. Debe estar a una distancia concreta de su estrella, tener una atmósfera adecuada, agua... Muchas condiciones que, sin embargo, en un Universo de proporciones inimaginables todo es posible. Aunque una de las preguntas que surge es qué hacer si se encuentra ese mundo, pero ya está habitado. Grunsfeld insiste en la necesidad de encontrar planetas similares a la Tierra que puedan ser habitables. Y en eso juegan un papel fundamental los telescopios espaciales. En 2017 será lanzado el Transiting Exoplanet Survey Satellite (TESS), cuya misión será localizar exoplanetas. Según la NASA, su objetivo “es identificar planetas terrestres en las zonas habitables en estrellas cercanas”. Este telescopio será capaz de detectar cambios increíblemente pequeños en la intensidad de la luz de una estrella cuando un planeta del tamaño de la Tierra pase por delante. El TESS tendrá como compañero de trabajo al James Webb, el telescopio más moderno que nunca se haya construido. Una vez el primero localice un planeta candidato, el segundo analizará su atmósfera en busca de condiciones que puedan albergar vida. Sólo desde 1995 se han localizado más de mil planetas, pero existen cientos de miles de millones de ellos. Según los cálculos de la NASA, en los próximos años podrían hallarse cerca de veinte planetas con características similares a la Tierra. Una vez que se encuentren los planetas candidatos quedará el otro gran reto, viajar hasta ellos. Esto, en base a la tecnología actual, es por el momento pura ciencia ficción. Pero que nadie se inquiete, a pesar de los mensajes alarmistas todo apunta a que a la Tierra y a la humanidad aún le queda algo tiempo para hallar una solución al problema. “La raza humana no debería apostar solo al planeta”, sentencia Hawking.

martes, 2 de septiembre de 2014

Q'OTA ANCHANCHO: El Demonio del Lago Titicaca

Ubicado en el sur del Perú existe un misterioso lago que es una fuente inagotable de mitos y leyendas, que a pesar de encontrarse a considerable altura  - encerrada por la Cordillera de los Andes - es habitable. Una antigua leyenda refiere que en aquellos remotos días, el hombre, desvalido e ignorante aun de las artes de la agricultura, se afincaba a las orillas del lago Titicaca, el cual generosamente le proveía el diario alimento en forma de peces. Es así como los pueblos empezaron a crecer y medrar a las orillas del amistoso lago. Las aves anidaban en las cercanías y pescaban junto a los hombres en armoniosa compañía. Los días eran serenos, tranquilos, sin novedades y las poblaciones crecían felices sin saber a quién dar gracias por los regalos de la tierra. Sin embargo, un día, el lago manifestó un cambio inquietante que se sumó al de los cielos: las aguas se volvieron espumosas con olas desaforadas bajo una lluvia torrencial adornada de rayos y truenos; parecía que la furia de la naturaleza se desataba como preámbulo de un desastre desconocido que no se sabía por dónde golpearía. Y este llegó: un monstruoso ser surgió de las aguas, de largos cuernos y cuyos ojos brillaban en la oscuridad  deslizándose veloz con las olas, arrasando embarcaciones, y abalanzándose sobre los poblados de las orillas, destruyéndolo todo y tragando a cuanto ser vivo encontraba a su paso. Su terrible aspecto solo podía corresponder a una naturaleza diabólica, y a sí se lo tomó, como un demonio maligno. Tras dejar la desgracia a su paso, desaparecía rápidamente en el seno profundo del lago. Y desde entonces sus apariciones se volvieron habituales, cobrando su cupo de sangre y muerte. La ira del terrible ser, al que llamaron  Q'ota Anchancho (que en su lengua indígena significa “el demonio del lago”), parecía incontenible ya que también dejaba tras de si una plaga de enfermedades  provocados por su pestilente presencia. Es así como los hombres le perdieron confianza a las aguas del lago, ya que no se sentían seguros en ellas ni en sus cercanías. Y es por ello que volvieron sus ojos a la tierra y se esmeraron en sacar de ella los frutos que los salvaran de la hambruna. Sin embargo, no dejaban de preguntarse ¿cómo podrían contener la maldición que provenía del lago? No les quedo otra alternativa que rendirse ante el demonio: tanto poder solo podía ser de dioses. Desde entonces hicieron ofrendas a  este poderoso dios a la orilla del lago; realizando sacrificios de sus más preciados animales, derramando su bebida sagrada en las aguas y arrojando ídolos de oro en ella. Se plantaron tótems que representaban al maligno y a estos también se les rendían homenaje. Tantas adoraciones llegaron hasta el ánimo del maléfico ser y lo convirtieron en una fuerza bienhechora. Bajo su influjo, en época de lluvia emergía del sagrado lago hacia la atmósfera para alimentar las nubes que se volcarían luego en copiosas lluvias para regar las tierras y prepararlas para las cosechas que alimentarían a los hombres. El demonio, al fin, se había metamorfoseado en un poderoso dios compasivo que le cumplía a su pueblo, el mismo que por la fuerza de la necesidad conocía ahora el arte de trabajar la tierra.